jueves, 4 de julio de 2013

La Oficina Municipal de Información al Consumidor recuerda los derechos de los consumidores en rebajas

La Oficina Municipal de Información al Consumidor de Crevillent informa a los consumidores sobre el periodo de rebajas  iniciado durante este mes de julio. En este sentido indica,  que los comerciantes pueden poner sus productos rebajados cuando ellos decidan,  porque ha habido una modificación legislativa en la que se han  eliminado los periodos establecidos hasta ahora para las rebajas (principios de año y periodo estival de vacaciones) así como la obligación de que su duración máxima fuera de dos meses.

Así pues, la Ley de Ordenación del Comercio Minorista recoge que las ventas en rebajas podrán tener lugar en los periodos estacionales de mayor interés comercial , según el criterio de cada comerciante. La duración de cada periodo de rebajas será decidida libremente por cada comerciante.

Según la OMIC, de acuerdo con la modificación realizada , se ha de tener en cuenta que el periodo de rebajas, tanto su inicio como su final, debe exhibirse en un sitio del establecimiento visible al público, incluso cuando esté cerrado.
La cantidad de artículos rebajados será la mitad de los que ofrece el comercio, no obstante, los artículos rebajados deben estar bien identificados y diferenciados del resto. Los productos rebajados deben haber estado incluidos
con anterioridad entre los productos de la oferta habitual del comercio, aunque ahora ya no durante el mes previo.

En definitiva, las rebajas son un tipo de venta especial que tiene que seguir ajustándose a unos requisitos a observar por los establecimientos.
Desde la OMIC de  Crevillen, según señala su concejal Juan Carlos Penalva, se recomienda a los consumidores que comparen los precios y que el precio rebajado tiene que constar siempre junto al precio no rebajado, tanto en el
escaparate como en el interior del establecimiento. Se puede sustituir esta información por el porcentaje de reducción de precios en cada bien o servicio.

Respecto a la garantía, al igual que ocurre en épocas fuera de rebajas, los productos nuevos tienen garantía de dos años, los de segunda mano de uno, y el establecimiento está en la obligación de aceptar la devolución si tiene un defecto de fabrica. Si el consumidor quiere devolver el artículo por otros motivos, los comerciantes son libres de aceptarlo o no. Pero, si durante el resto del año admite esa opción y en rebajas no, debe anunciarlo claramente a los
consumidores.
La Oficina Municipal de Información al Consumidor recuerda a los clientes que deben comprobar  si el establecimiento admite las tarjetas de crédito como forma de pago habitual. Si es así, también tiene que admitir este sistema en periodo de rebajas.
Otra recomendación es que el consumidor  pida y conserve todas las facturas o tickets de compra, puesto que son la garantía y los pueden  necesitar en caso de reclamación. Asimismo la publicidad es vinculante y puede exigir su cumplimiento.Por lo tanto, se debe guardar la publicidad del producto junto con
sus características, las instrucciones , los catálogos comerciales, etc.

En caso de presentar una reclamación, la OMIC informa  que los establecimientos disponen de hojas de reclamaciones, y podrá presentarla en la Oficina Municipal de Información al Consumidor en calle Ribera s/nº

Finalmente la OMIC recuerda que es garantía escoger para su compra una empresa que esté adherida al Sistema Arbitral de Consumo. Esta información la facilita la Oficina de Consumo, pudiendo en su caso solicitar un arbitraje.

Ayuntamiento