lunes, 20 de enero de 2014

PSOE presenta una moción en favor del libre derecho a decidir de las mujeres

"El Partido Socialista ha presentado una moción para su aprobación en el pleno municipal a favor del libre derecho de las mujeres a decidir sobre su embarazo, frente al tremendo retroceso que la nueva regulación planteada por el gobierno de Rajoy supone precisamente en esos derechos de las mujeres.

Como ha indicado la concejal socialista, María Dolores Belén, la ley que ahora plantea Gallardón será una de las leyes de aborto más restrictivas del mundo occidental y, así, España será el primer país que cuando legisla sobre el aborto, retrocede. Esto supone un dramático retorno al pasado, con una ley profundamente machista y clasista, pues al retroceder incluso más allá de la primera ley del año 1985, las mujeres españolas sólo tendrán dos opciones: abortar fuera de España si tienen recursos para ello, o hacerlo en España en condiciones de clandestinidad, con el consiguiente riesgo para la salud y su vida.

“Esta reforma de la ley del aborto es un claro ejemplo, por si alguien tenía dudas, del carácter profundamente ideológico de las mal llamadas reformas que quiere imponer el gobierno del PP, contra la ley actual que ha sido aceptado con un amplio consenso social en toda España. Esto ya no son unos simples recortes económicos, sino querer imponer un modelo de sociedad retrógrado y clasista, reprimiendo y recortando derechos esenciales. Y lo hacen especialmente con las mujeres, sobre cuyo cuerpo parece ser que todo el mundo, menos nosotras mismas, tiene derecho a decidir”

Las leyes restrictivas de aborto, subraya la moción, no reducen el número de abortos, sólo incrementan el número de mujeres muertas, o que pierden su salud, porque abortan en la clandestinidad y en condiciones insalubres. Frente a esto, los socialistas defienden el mantenimiento de la actual legislación aprobada por el gobierno socialista, y que se concreta en la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, donde se reconoce a las mujeres el derecho a una maternidad libremente decidida. Lo que implica, entre otras cosas, que las mujeres deciden sobre su embarazo y que esta decisión consciente y responsable sea respetada.

Además, esta Ley garantiza el derecho a la educación y a la salud sexual. Porque sólo con una educación sexual adecuada y con la mejora en el acceso a los métodos anticonceptivos, podremos prevenir de manera más efectiva, especialmente en personas jóvenes, las infecciones de transmisión sexual y los embarazos no deseados y, por tanto, el número de interrupciones voluntarias del embarazo (IVE).

Asimismo, la actual ley de salud sexual y reproductiva e IVE garantiza la igualdad en el acceso, en todas las comunidades autónomas, a las prestaciones en materia de salud sexual y reproductiva, así como el acceso a métodos anticonceptivos y de interrupción voluntaria del embarazo.

La actual ley de salud sexual y reproductiva e IVE garantiza que las mujeres sean informadas de todas las prestaciones, ayudas y derechos que les corresponden si desean continuar con el embarazo, así como de las consecuencias médicas, psicológicas y sociales derivadas de la prosecución del embarazo o de la interrupción del mismo, y de la posibilidad de recibir asesoramiento antes y después de la intervención. Y establece, además, un plazo de reflexión de tres días desde la recepción de toda la información, antes de que pueda practicar cualquier interrupción voluntaria del embarazo, a petición de la mujer y dentro de las catorce primeras semanas.


La mejor manera de reducir el número de abortos, como siempre hemos defendido los socialistas, no es negar el acceso a procedimientos legales y seguros a las mujeres, sino darles el poder de controlar su fecundidad y de prevenir los embarazos no deseados."

PSOE