viernes, 28 de marzo de 2014

PSOE acusa al PP de intentar imponer una ley mordaza con la ley de limpieza viaria

El portavoz socialista, Cayetano Mas, ha acusado al alcalde de intentar imponer una verdadera ley mordaza en Crevillent contra un derecho fundamental como es el de libertad de expresión, con el pretexto de aprobar la ordenanza de limpieza viaria que pasará por el próximo pleno del lunes. El texto que el gobierno municipal pretende aprobar limita gravísimamente este derecho, invade competencias que no son propias del ayuntamiento, perjudica a los comerciantes y anunciantes y, en definitiva, “resulta totalmente inasumible e impropio de un gobierno democrático”. En concreto, el Título III de la ordenanza viene de hecho a prohibir la propaganda y la publicidad política fuera de los periodos de campaña electoral, y a limitarlo enormemente durante dichas campañas, pues con la excusa de la seguridad y la limpieza el ayuntamiento pretende restringir, regular o prohibir medios tales como las pancartas, folletos, carteles y octavillas, hasta el punto de que incluso pretende arrogarse el derecho a controlar el contenido de tales medios.

Tal como ha relatado Mas Galvañ, el gobierno municipal ya tenía redactado y presentado en la comisión de Régimen Interior el texto de la ordenanza. Sin embargo, prácticamente se había olvidado de él, puesto que no dieron más pasos para su aprobación en todo este tiempo, hasta que este mes han vuelto a recuperarlo con tantas prisas que incluso han convocado una comisión extraordinaria el mismo lunes para terminar de discutirlo y dictaminarlo. ¿Cuál es la razón de estas prisas? Como ha afirmado el portavoz socialista, todo se explica sencillamente a la luz del próximo periodo electoral, que se inicia con las inmediatas elecciones europeas, continuará el próximo año con las municipales y autonómicas, y terminará con las generales, en un horizonte no mucho más lejano. Y ante esas convocatorias, César Asencio sabe que los pronósticos no resultan favorables para su gobierno, el de Fabra o el de Rajoy. Por eso ahora el alcalde pretende, en un recurso desesperado más propio de un ultraderechista que de un demócrata, limitar la libertad de los ciudadanos a la expresión y la información política. Dicho de otro modo, con la excusa de mantener limpias las calles y las fachadas, el alcalde intenta “limpiar” la mente de los ciudadanos de cualquier otra intención que no sea votarle a él o a su partido, para hacerles que se informen por los medios que él considera que resultan más favorables a sus intereses políticos.


El portavoz socialista ha indicado que, no obstante, su grupo ha trabajado en la comisión presentando cuantas mejoras ha estimado pertinentes en lo que se refiere estrictamente a la materia de limpieza viaria. Pero Cayetano Mas también ha advertido que, si no se retira íntegramente el texto del Título III, el grupo socialista votará rotundamente en contra de la ordenanza y emprenderá, en su caso, las acciones legales necesarias para impedir su puesta en vigor.

PSOE