viernes, 19 de diciembre de 2014

Compromís considera que estamos ante unos presupuestos electorales

El actual Alcalde de Crevillent, como en otras legislaturas acaba su propio ciclo presupuestario, con una congelación de impuestos que viene realizando los últimos años de la legislatura, de la misma manera que los dos primeros años de legislatura es cuando sube notablemente los impuestos.

En el balance de la legislatura como en anteriores ocasiones, ha sido una subida de impuestos que no ha repercutido con un mayor bienestar de los vecinos, ni con mejores servicios, ni con atender dotaciones públicas necesarias.

Por otra parte, la inversiones reales previstas en obras y el gasto corriente que plantea el Gobierno Municipal del PP no refleja las necesidades reales del municipio y no provocará el necesario estimulo a las empresas locales.

Para Penalva, Portavoz Municipal de Compromís la declaración del Alcalde y de la Concejala de Hacienda tiene más de electoral que de responder a lo que demanda la ciudadanía y recuerda que han perdido toda oportunidad para ajustar el presupuesto a la solución de los importantes problemas estructurales de la localidad.

Echa en falta Penalva de que no se contemple un año más una partida destinada a un plan de reforma interior que contemple ayudas y promoción para la rehabilitación del núcleo urbano. En estos temas el PP ha renunciado a una actuación que supondría reorientar el sector de la construcción y afines que están en franco deterioro y donde se sigue echando trabajadores a la calle.

Penalva afirma que la opacidad de la Concejala de Bienestar Social impide conocer con exactitud las necesidades reales de los vecinos y vecinas de Crevillent, cuántas son las familias que están pasando necesidades, y cuantas son las que necesitan ayudas para poder tener lo mínimo imprescindible para vivir. Esto imposibilita determinar si es suficiente el presupuesto para emergencia social, o para ayudas sociales de distinta índole como pueden ser para evitar los desahucios o que le corten la luz o el agua o lo más elementar que es alimentarse.

Tampoco se contempla un Plan de Empleo Local acorde a las necesidades actuales de trabajo en la localidad a pesar de ser uno de los principales problemas que tenemos, cuestión que se lleva reclamando desde hace años.

Desde Compromís consideramos que resulta una política perversa que un Gobierno, no abra los servicios de obras acabadas y prometidas en legislaturas anteriores, no mantenga adecuadamente algunos equipamientos y levanten las aceras y calles del pueblo a seis meses vista por una cuestión electoral, cuando debería ser su cometido toda la legislatura.

Compromís