martes, 27 de enero de 2015

Opinión crevillentina: Que le pregunten al Papa Francisco

Que le pregunten al Papa Francisco. Algo está cambiando, algo se está moviendo en el seno de la iglesia como organización. Cantaba Violeta Parra aquellos bellos poemas que decían “Qué dirá el Santo Padre que vive en Roma, que le están degollando a sus palomas …”.
En la última visita del Papa a Filipinas y en medio de una multitud, se le acercó una niña de la calle y le preguntó por qué Dios permite tanto sufrimiento en los niños que, como ella, viven en …. Y el Papa le contestó que “para eso, es para lo único que no tiene palabras…”

Se ha producido la excarcelación del Señor Bárcenas previa imposición de una fianza de doscientos mil euros. ¡Un importe más de 200 veces menor que el montante de lo, presuntamente, estafado! Más de 48 millones en cuentas “opacas” y con origen en una financiación… digamos que, objeto de investigación.

Ni que decir tiene que son muchos los elementos que la justicia tiene que ponderar a la hora de establecer la libertad provisional bajo fianza (posibilidad de destrucción de documentos, posibilidad de huida, cuantificación monetaria de la responsabilidad posible…). Y alarma social, también alarma social.

Y que pocos han, hemos entendido esa decisión y esa fianza. Por supuesto que esta opinión se vierte desde el más absoluto respeto a las decisiones de la Judicatura, pero también desde el más profundo sentido de la libertad de opinión. Posiblemente se le ha hecho un flaco favor a la imagen que la Justicia tiene entre la ciudadanía. Pero si se toma una decisión como esta después hay que saber responsabilizarse de las consecuencias.

Y no es que personalmente le tenga ninguna animadversión al Señor Bárcenas. No es una persona que haya actuado individualmente, estoy segura. Cabría incluso hablar de responsabilidades indirectas. Que no pague solo uno de las actuaciones cuanto menos sospechosas de unos cuantos, demasiados. Y si no fuera así, me pregunto cómo es posible que tantos no viesen nada… Hay responsabilidades políticas por activa, pero también por pasiva, in vigilando.  

Que le pregunten al Santo Padre que opina. Seguro que tiene opinión. Y tengo la sensación de que coincidiríamos.



Laura Gomis Pérez, Abogada y Socialista