miércoles, 10 de abril de 2013

PSOE exige que se destine el superávit a políticas de empleo

Durante lo últimos tiempos, hemos tenido ocasión de oír al alcalde de Crevillent quejarse allí donde ha tenido ocasión de que una ley hecha por el gobierno del Sr. Rajoy (para el que, eso sí, no ha tenido una sola palabra de crítica), ordenaba que en el supuesto de que existiera superávit en la liquidación del presupuesto municipal, éste tenía que destinarse por completo a la reducción del endeudamiento neto. Dicho en otras palabras y para que todo el mundo lo entienda: si en las arcas municipales sobra un solo céntimo de la diferencia entre los ingresos y los gastos del, tiene que entregarse por completo a los bancos, para reducir la deuda de los créditos que se tienen contratados con ellos. Comprendemos el disgusto y la estupefacción en la que parece sumido el alcalde, ya su propio gobierno va a privarle de su famoso “tesoro”, el del superávit del que tanto ha presumido durante tantos años.

Para explicar esta noticia, los crevillentinos y crevillentinas tienen que tener claras algunas cosas:

1. El famoso superávit resultaba simplemente de un exceso entre lo recaudado y lo gastado. Como siempre hemos dicho los socialistas, esto lo único que significaba no era una buena gestión, sino un exceso de presión fiscal sobre los ciudadanos.

2. Decimos exceso porque lo lógico habría sido ajustar la recaudación (es decir, cobrar menos impuestos) o invertir el exceso en gasto social o de fomento del empleo. Cosa que de ningún modo se ha hecho, porque estamos hartos de ver continuamente al ayuntamiento poner cantidades de dinero importantes (hasta un millón de euros) a plazo fijo en bancos en lugar de dar ayudas a los dependientes, al transporte y al comedor escolar, fomentar el trabajo, etc.

3. Las quejas del alcalde ponen de manifiesto que el ayuntamiento también tiene deudas. Es decir, como le pasa a cualquier vecino, uno puede gastar menos de lo que ingresa, y por tanto tener dinero en caja, pero eso no significa que no tengas deudas a medio y largo plazo, como por ejemplo una hipoteca. Lo que el gobierno de Rajoy quiere, una vez más, es dar prioridad a los bancos sobre los ciudadanos, y que el dinero que se tendría que pagar en muchos años, se pague de golpe o cuanto antes.

4. Esta medida está en clara relación con el proyecto general de reforma de la administración local que quiere aplicar el gobierno, y que más bien deberíamos de decir de destrucción de la administración local al privar de importantísimas competencias a los ayuntamientos.

El caso es que el propio legislador, haciéndose eco del clamor suscitado en el ámbito local y a modo de reconocimiento del extremado rigor del precepto, ha venido a anunciar una modificación de sus planes sobre reducción del endudamiento, “con el fin de determinar y desarrollar las condiciones para posibilitar el destino finalista del superávit presupuestario de las entidades locales”.

Por tanto, y en el caso de que la liquidación de 2012 arrojara superávit (cosa que aún está por ver, visto que a mitad de abril aún no tenemos liquidación ni presupuestos), y siendo posible efectuar reserva del superávit en la liquidación del presupuesto hasta tanto se produce la modificación legislativa, los socialistas crevillentinos no tenemos dudas de que en estos momentos las políticas de inversión en la generación de empleo constituyen objetivo prioritario de la acción de gobierno local y por tanto urgimos al alcalde, que puede hacerlo mediante un simple decreto, a que reserve el importe del superávit obtenido en la liquidación de los presupuestos de 2012 para destinarlo a políticas activas de empleo que redunden en beneficio de nuestros ciudadanos y ciudadanas.

“El caso es que estamos a mitad de abril, y aún estamos sin liquidación ni presupuestos. No sabemos si la estarán peinando o no, pero los socialistas siempre hemos exigido, y más en los últimos tiempos, que el famoso superávit se destine a paliar los efectos de la crisis entre nuestros ciudadanos, bien reduciendo impuestos, bien fomentando la riqueza y el empleo, bien atendiendo a gastos sociales. El gobierno de Rajoy estaba dispuesto a castigar al ayuntamiento y a los ciudadanos, haciendo que todo el sobrante de caja fuese a parar hasta el último céntimo, a manos de los bancos. Pero si esta medida se suaviza, los socialistas volvemos a exigir a nuestro alcalde, que lo puede hacer sin más complicación por decreto, que efectúe la reserva del superávit que exista para dedicarlo al fomento y las políticas activas de empleo.”

PSOE