viernes, 3 de mayo de 2013

El próximo lunes día 13 de mayo comenzará la segunda fase de las obras de la Santísima Trinidad


La segunda fase de las obras de renovación integral de la calle Santísima Trinidad se iniciará el  lunes 13 de mayo, en el tramo comprendido entre el cruce de la calle Mariano Benlliure y Cardenal Cisneros, estando prevista la duración de los trabajos de dos meses.

Recordar que La Diputación Provincial de Alicante, dentro del Plan de Obras y Servicios,  adjudicó para Crevillent el proyecto de obras de la Calle Santísima Trinidad,  consistente en  la renovación integral de la calle Santísima Trinidad por importe de 592.000 €. El proyecto del colector de la Santísima Trinidad, contempla la renovación del saneamiento, la red de agua potable y la instalación de un nuevo colector de aguas pluviales. Con este colector, se   concluirá la red de colectores a construir en el casco urbano   para evacuar aguas pluviales. El proyecto se dividió en tres fases para minimizar el impacto de las obras en la zona, es por ello, que a falta de los últimos trabajos en la Avenida de Madrid, se va a continuar con la obra en sentido ascendente.

El concejal de Obras, Rafael Candela, ha indicado que pese al retraso que se ha producido en la primera fase de la obra, espera que en esta segunda fase se avance a un mayor ritmo que en la primera parte, ya que  en el inicio del primer tramo apareció el antiguo puente conocido por “El Olives”,  el cual estaba sin cimentar y había cavidades. Es por ello que se tuvo que rellenar esa parte para que esa zona quedara bien consolidada con las nuevas obras. Igualmente a lo largo de los trabajos, han ido apareciendo distintos servicios como viejos alcantarillados existentes en la zona, cableado de Iberdrola, canalizaciones de teléfonos, tuberías de agua potable, etc. , que se desconocía su existencia y sumado a las lluvias que se han ido produciendo a lo largo de estos meses, han provocado constantes retrasos a la hora de poder llevar a cabo los trabajos como se tenía previsto.

En este sentido, el concejal de Obras, ha explicado que una vez que todos esos servicios se conocen ya por donde discurren en esta segunda fase de la obra, se espera que no surjan tantos imprevistos y que se puedan realizar los trabajos de forma más rápida y así evitar las molestias que las obras producen siempre a vecinos y comerciantes. Es por ello, que Rafael Candela, pide paciencia y comprensión a los vecinos por las molestias que se puedan ocasionar, pero señala que las obras son necesarias ya que se pretende solucionar un problema histórico que tenía  esta calle  cada vez que llovía de manera cuantiosa. Candela indica que al  mismo tiempo se va a construir un nuevo colector de aguas residuales que va hacer que se resuelvan los problemas de alcantarillado doméstico,  porque el que había era muy antiguo y tenía  fugas y se va a instalar nueva la red de agua potable para que haya un mejor servicio, así como se acometerá la  renovación de aceras y asfaltado de la calle.

Ayuntamiento