martes, 23 de julio de 2013

Compromís: el presupuesto llega tarde, caro y mal

El Grupo Municipal de Compromís per Crevillent considera que los presupuestos que ha presentado el Gobierno Municipal para su aprobación en el próximo pleno de julio llegan tarde, caros y mal.
Llegan tarde puesto que se aprobaran cuando ya han pasado siete meses desde que tenían que haber entrado en vigor y cuando ya debería el Gobierno municipal estar centrado en preparar los del 2014.
Este es un presupuesto histórico por cuanto es el primer presupuesto más caro de la historia de este Ayuntamiento ya que es el primero que se encomienda a una empresa privada y que ha tardado este gobierno 5 meses en presentarlo desde su contratación. Este es un presupuesto que les costará a los vecinos de Crevillent nueve mil euros por un trabajo que le corresponde hacer al Gobierno Municipal y más concretamente a su alcalde según la Ley de Haciendas Locales.
También consideramos un mal presupuesto que pone de manifiesto no como afirma el alcalde de “una magnifica gestión”, sino de una completa parálisis que trae consecuencias también a nivel de la economía local y del propio empleo local.  Por eso, no es casualidad que a pesar de que la crisis que afecta a todos los municipios, Crevillent se sitúa en cabeza del País Valenciano en la tasa relativa de paro en relación a la población potencialmente activa.
Y esta parálisis se ve reflejada año tras año en el escaso presupuesto y ejecución presupuestaria destinada a las inversiones reales del Ayuntamiento que para este año se sitúa en un 3% (638.108 €). Prácticamente lo que costo el obelisco es todo lo que se presupuesta para este año. Un dato extremadamente bajo que junto al 5% liquidado el año pasado pone de manifiesto la escasez inversora y explica junto con la subida de impuestos el remanente de tesorería positivo. Es lo que se llama austericidio y parálisis económica y de iniciativa de este Gobierno Municipal.
A todo ello hay que añadir que pasan los meses y los años y servicios que tenían que estar en marcha no lo están caso del CRIS (Centro de Rehabilitación e Inserción Social para personas con discapacidad mental), el CAT (Centro de Atención temprana) o el Museo Arqueológico y Paleontológico. Tener centros sin servicios es también tirar el dinero ya que los inmuebles se hacen más viejos, se deterioran sin que presten servicio alguno, y ya nos olvidamos de que pasa con el Teatro Chapí, con la reforma de la Ciudad Deportiva Norte, con que no tenemos ni una plaza pública de residencia para la tercera edad.
También sorprende que a pesar de la sentencia de expropiación de los terrenos de los Colegios Pilar Ruiz y Julio Quesada que ya es firme y el otro litigio que se resolverá en breve y que va a obligar al Ayuntamiento y por consiguiente a los ciudadanos a pagar más de 2,7 millones de euros no se haya presupuestado y se pretenda acudir a una modificación de créditos posterior. Se recuerda desde Compromís que este es un dinero que debería haberse utilizado precisamente para invertir en servicios públicos y en infraestructura como podría ser reformar el anexo del campo de fútbol e instalar más campos de césped artificial debido a la actual saturación e imposibilidad de conciliar horarios.
Este presupuesto, también, pone de manifiesto que a pesar de que el alcalde se empeñe en decir que los impuestos no suben los datos hablan por sí solos. Las subidas de impuestos como el IBI han servido para compensar la caída de ingresos producto de la falta de actividad económica industrial e inmobiliaria a la que hay que añadir el incremento de la tasa de basura. Al final de cuentas son los ciudadanos los que pagan estos recibos, como lo hacen con el agua o la luz y no son maniobras y grandes políticas las que al final producen que no haya colapso en las cuentas municipales. Pero lo más grave, trasladando el problema a los bolsillos de los ciudadanos, es que esa contribución no se traduce en inversión ni en mejora de los servicios públicos y lo más importante en creación de empleo.
Un año más, no se hace nada por mejorar el problema de los aparcamientos en determinadas zonas de la localidad que ya es un problema y tampoco se realizan programas de ocio y cultura para los más jóvenes que sean atractivos y que no se vean obligados a irse todos los fines de semana a otros municipios, en detrimento de la economía local.
Muy mal, también, que  no se incorpore un Plan de Empleo Local importante dada las cifras de paro en nuestra localidad y la necesidad de dinamizar nuestros sectores económicos.
Y el problema más grave es que este Gobierno imbuido por las inercias del pasado por un alcalde que está pensando más en su futuro político ni siquiera es capaz como ha pasado en estos años duros para la mayoría de los ciudadanos, ni siquiera es capaz de escuchar a otros grupos ni admitir sugerencias y eso no significa suplantar la acción del gobierno sino ser un gobierno flexible y adecuado a estos tiempos por eso desde Compromís consideramos que sería inútil insistir este año en presentar enmiendas a un presupuesto que rechazan por sistema sin ni siquiera reflexionar o admitir alguna por lo que sólo nos queda presentar una única enmienda la de la totalidad y rechazar estos presupuestos.
Y por último, desde Compromís solicitaremos al Gobierno Municipal que dadas las circunstancias un presupuesto que llega tarde, que es caro y está mal porque no responde a las necesidades de nuestro municipio, cuanto menos este Gobierno debe devolver los nueve mil euros a las arcas municipales.