martes, 6 de agosto de 2013

Compromís manifiesta su oposición al decreto ley del PP que penaliza las energías renovables

Compromis per Crevillent considera que la aplicación del Real Decreto-ley 9/2013, de 12 de julio, por el que se adoptan medidas urgentes para garantizar la estabilidad financiera del sistema eléctrico, penaliza a las energías renovables y se las culpabiliza del déficit de tarifa. Este decreto supone el desmantelamiento progresivo de las energías renovables y su apuesta por las energías contaminantes (térmicas y nucleares) más rentables para las grandes empresas eléctricas.

En opinión de Compromis, las medidas propuestas pueden ser el golpe definitivo a la generación distribuida. La imposición del denominado "peaje de respaldo" al autoconsumo eléctrico, sólo se puede entender como un impuesto encubierto al uso de las fuentes de energía como el sol o el viento.

La reforma energética que se esta llevando a cabo culpa a las renovables del déficit tarifario creado de forma artificial y supondrán un nuevo golpe para los consumidores, que por un lado verán de nuevo incrementar su factura al depender en mayor medida del oligopolio de las grandes empresas estatales frente a una mayor competencia del sector.

Según el proyecto de decreto ley, las nuevas medidas penalizan nuevamente a las energías renovables al cambiar el sistema de retribuciones y primas por la energía generada en los huertos solares y que podríamos estar ante un 40% menos de los ingresos iniciales previstos. Estas decisiones tienen de hecho efectos retroactivos ya que los inversores privados establecieron un sistema de financiación en función de una primas por la energía eléctrica generada aprobadas por el Gobierno que después ha ido reduciendo el mismo Gobierno unilateralmente.

Para Compromís preocupa la situación en Crevillent ya que está medida podría suponer la quiebra de pequeños y medianos propietarios de los huertos solares instalados por la Cooperativa Eléctrica en Crevillent que, en muchos casos, podrían verse obligados a entregar sus instalaciones renovables a las entidades financiadoras de sus inversiones al no poder afrontar el importe de la deuda. Estaríamos, de hecho, ante una expropiación encubierta a favor del oligopolio privado que conforman las grandes empresas del sector eléctrico y de algún que otro banquero.

Para Penalva, Portavoz Municipal, no cabe duda que aunque de forma inmediata y directa los primeros perjudicados son los pequeños y medianos inversores privados, el gran perjudicado aquí es el Medio Ambiente y por consiguientes todos ya que estas medidas supondrán a medio y largo plazo la falta de conservación y mantenimiento de los huertos solares y su progresivo desmantelamiento por falta de inversión privada en una energía renovable en el que somos punteros y ejemplo a nivel mundial.

Añade Penalva que es necesario una auditoria general del sistema eléctrico para conocer el coste real de cada fuente de energía y así determinar realmente de donde proviene el déficit tarifario si es que existe y por otra parte es necesaria una nueva legislación que apueste decididamente por las energías renovables, limpias y autónomas.