lunes, 16 de septiembre de 2013

Desde Compromís recuerdan al alcalde que quien quedaba por posicionarse era él

Desde el Grupo Municipal de Compromís se considera innecesario que el alcalde plantee a los grupos políticos de la oposición posicionarse en contra de la instalación de un macrovertedero en Albatera. En todo caso es a él mismo y a su grupo a quienes deben plantear dicha propuesta ya que todos los grupos municipales de la oposición nos hemos manifestado contrarios a la instalación de este vertedero de basuras junto a la Sierra de Crevillent. Es Asencio y su partido quienes no se han pronunciado en contra del Vertedero y cuando han tenido oportunidad de hacerlo han eludido el asunto.
Para José Manuel Penalva, portavoz municipal de Compromís, las declaraciones y las explicaciones del alcalde respecto a su posición sobre el vertedero son poco serias. Sobre todo, si tenemos en cuenta la magnitud del problema que se avecina, si al final se lleva a cabo esta instalación y las basuras acaban tirándose a poco más de cinco kilómetros de Crevillent.
Además, para Compromís las declaraciones del alcalde al respecto evidencian su incoherencia al pretender con este acto dar a entender que rechaza que la basura de la Vega Baja vaya a parar a la sierra colindante con Crevillent y por otro lado defiende la permanencia de la planta de Crevillent junto al Paraje Natural del Hondo y que allí se trate la basura de la Vega Baja.
Añade Penalva que Asencio está jugando al tacticismo político para eludir nuevamente su responsabilidad y hoy quiere erigirse en protagonista de oposición al Vertedero, dando por bueno un trámite que ni si quiera es iniciativa suya, sino del Ayuntamiento de Albatera. Al mismo tiempo, en la Diputación vota a favor de una concesión administrativa a un adjudicatario que esta incumpliendo los plazos previstos de puesta en marcha del plan zonal, un adjudicatario donde participa el señor Enrique Ortiz al que se le acusa de participar en los casos Gürtel, de presunta financiación ilegal del PP en la Comunidad Valenciana y en el caso Brugal sobre irregularidades en la concesión del Plan Zonal de la Vega Baja o en el caso que afecta al Plan General de Alicante.
La falta de sinceridad y su tacticismo político en este asunto por parte de Asencio es patente, trata de vender lo que es un puro trámite urbanístico en relación a la modificación del Plan General de Albatera como una iniciativa propia de oposición al marcrovertedero. Evita intencionadamente decir queinformar favorablemente por parte del Ayuntamiento de Crevillent cualquier modificación del Plan General de un municipio vecino es un trámite legal obligatorio para determinar la compatibilidad urbanística sobre el suelo de dos planes generales de municipios vecinos.Cualquier modificación de índole que sea del Plan General de Albatera cuyos terrenos son anexos a los de Crevillent exige un informe preceptivo y no vinculante del Ayuntamiento crevillentino.
En definitiva la iniciativa y la voluntad política parte de Albatera que se opone al vertedero y es quien corre los riesgos en una decisión de este tipo mientras el Sr. Asencio aprovecha esta circunstancia para evitar cualquier compromiso a la Diputación Provincial que es lo que realmente le preocupa. Y todo ello a sabiendas que el mecanismo utilizado le sirve para no correr ningún tipo de riesgo frente a decisiones de cualquier otra Administración o del propio Ortiz.
Si realmente el Sr. Asencio no quiere el macrovertedero y quiere defender los intereses de quien los eligió lo mejor que puede hacer es promover en la Diputación que se inicien los trámites de rescisión del contrato de adjudicación a la empresa de Ortiz por incumplimiento de los plazos de puesta en marcha del plan zonal o revocar tal decisión por interés general donde hay más motivos para revocar tal decisión desde los problemas medioambientales que provoca los grandes vertederos hasta los problemas más graves de salud para las personas de su entorno.
Por último, Penalva ha querido dejar claro que el tacticismo político y partidista de Asencio es un arma a favor del vertedero y que no conduce a nada, sino a querer eludir su responsabilidad y no enfrentarse con su partido y le recuerda que las posiciones políticas y las voluntades políticas de un Alcalde y de un partido carecen de tiempos y momentos procesales ya que no son actos jurídicos por lo que decir que ahora era el momento de pronunciarse es de nuevo una engañifa más de las que utiliza Asencio cuando quiere nadar y guardar la ropa. Hábil pero no cuela, ya lo conocemos.

Compromís