lunes, 28 de octubre de 2013

El PSOE acusa al PP de volver a ocultar la verdad en la propuesta que presentan sobre las ordenanzas fiscales

El grupo Municipal Socialista ha manifestado que, una vez más, el PP oculta la verdad de lo que está ocurriendo con las tasas e impuestos municipales.


"No es cierto que la Contribución no pueda subir, y no es cierto que el ayuntamiento vaya a asumir ningún coste en la tarifa del agua", ha manifestado rotundamente el portavoz socialista, Cayetano Mas.


Mas ha recordado que no sólo el IBI viene subiendo constantemente desde años anteriores, sino que el gobierno de Rajoy introdujo subidas adicionales para 2012 y 2013.


Pero además ha recordado que al alcalde que a principios de este mismo año se aprobó _además innecesariamente_ que Crevillent acoja al nuevo procedimiento de actualización del valor catastral de los inmuebles, que no es más que una nueva subida encubierta de la contribución, potencialmente de un 63% en 10 años. Por esas razones, los socialistas le exigimos de inmediato un compromiso para rebajar el tipo de coeficiente aprobado en las ordenanzas, que hasta el momento, el alcalde no se ha decidido a ejecutar.


Por lo que se refiere a la tasa del agua, Cayetano Mas también ha recordado las brutales subidas que se han producido en los años anteriores, como todos los abonados saben, así como las deficiencias puestas de manifiesto por los informes de auditoría. " Y con lo que ha icho el gobierno municipal este años siguen mintiendo, pues el ayuntamiento no asume ninguna subida para evitarla a los ciudadanos". La tarifa-como todos los años_ equilibra la previsión de ingresos y gastos sin que las arcas municipales tengan que asumir otro gasto que el que hasta ahora soportaban, que es el valor del agua propiamente consumida por el Ayuntamiento a precio de coste. El equilibrio se produce principalmente por la desaparición de dos factores. Uno es un ajuste temporal que pesaba sobre la tarifa del año pasado debido a una subida del agua en octubre de 2012 que no se repercutió sobre la tarifa durante 3 meses; el otro es la eliminación de lo que hasta ahora se entendía como  "Fondo de sequía", que se venía cargando en las tarifas y que en caso de no utilizarse iba a engrosar las arcas municipales para futuras inversiones.

También es radicalmente falso que los costes de la concesionaria no suban, pues algunos incluso lo hacen de manera desproporcionada e inexplicable, de manera que en ningún caso se puede afirmar que la concesionaria trabaje, como se dijo en la reunión, con costes congelados y mucho menos con costes de 2012. Por todo ello, la propuesta de los socialistas está bien clara: en lugar de presumir de la "no subida" de las tarifas del agua, el alcalde debería haber obligado a la concesionaria a un verdadero ejercicio de austeridad y, una de dos, haber bajado las tarifas, o haber dotado el fondo de renovación de instalaciones que lleva años sin dotarse.

PSOE