jueves, 24 de octubre de 2013

PSOE recuerda que vienen exigiendo la adaptación de las retribuciones de los diputados provinciales a la situación actual

Ante las noticias difundidas en días pasados por la prensa, en las que se ponía en evidencia que los sueldos de determinados cargos del PP –en lugar destacadísimo entre ellos, el propio alcalde de Crevillent, César Augusto Asencio- sobrepasan ampliamente los 100.000 euros anuales, el grupo municipal socialista ha recordado que ya en enero del pasado año 2012 presentó una moción en el pleno municipal denunciando la situación por lo que se refiere a los diputados provinciales, y exigiendo que dichas retribuciones se ajustasen al menos al compromiso formulado por la portavoz del Consell en septiembre de 2011, cuando decía que nadie cobraría por encima de lo que el President Alberto Fabra percibiese. La moción recordaba que según los presupuestos de la Generalitat, el President  percibía un sueldo de 67.615,92 euros anuales, mientras que un vicepresidente o conseller recibía 57.599,76 euros anuales; sin embargo, los diputados provinciales estaban claramente por encima de estas retribuciones, sobre todo si se sumaban las indemnizaciones cobradas en sus respectivos ayuntamientos (pues todos los diputados provinciales son a la vez concejales), y que en casos como el del alcalde de Crevillent le llevaban a cobrar más de 100.000 euros anuales brutos, tal como ahora ha quedado de manifiesto.


Han pasado ya casi dos años de esta denuncia, indica el portavoz socialista, y nada ha cambiado. El PP de Crevillent, por supuesto, votó en contra de nuestra moción, y todo lo demás sigue igual, sin que el gobierno de la Generalitat haya hecho valer su promesa, ni nadie se haya atrevido a ajustar las retribuciones de los diputados provinciales. La diferencia es que, si ya entonces nos parecían desmesuradas estas retribuciones, el agravamiento de la crisis las hace abiertamente inaceptables para los ciudadanos.

 Por todo ello, el grupo socialista insiste en que deben ajustarse esas retribuciones al actual marco económico, de manera que nadie cobre más que el President de la Generalitat, se deje de pagar indemnizaciones por la asistencia a los consejos de instituciones y empresas a las que acuden por su condición de diputados provinciales, y tampoco perciban –en el caso de haber aceptado una dedicación exclusiva en la Diputación, como ocurre con el alcalde Asencio- indemnizaciones por las asistencias a plenos y comisiones de sus respectivos ayuntamientos.