miércoles, 15 de enero de 2014

PSOE acusa al alcalde de contar 'verdades a medias' en referencia a la bajada del IBI

 “Una vez más, el alcalde pretende ser el flautista de Hamelín, falseando la realidad que está afectando a los ciudadanos de una manera francamente indecente”. Así se ha manifestado el portavoz socialista, Cayetano Mas, ante las manifestaciones vertidas por el alcalde donde anuncia la reducción del recibo del IBI (la conocida contribución) para el ejercicio próximo.

El alcalde de nuevo corta y pega para contar sólo aquella parte de la realidad que le interesa, volviendo la espalda a la dramática situación en la que vive Crevillent y presumiendo de una buena gestión que de nada les sirve a los ciudadanos y ciudadanas de a pie. Sin embargo, el portavoz socialista ha explicado que no hemos de mirar si se nos baja la contribución en un porcentaje ínfimo el próximo año, sino que esa bajada viene tras años de subidas continuas y bajo la amenaza de que en los años inmediatos el IBI continúe subiendo.

Mas Galvañ ha indicado que, tal como han denunciado en repetidas ocasiones, la recaudación por ingresos del IBI se ha incrementado en más de un millón de euros desde el inicio de la crisis en 2007. A ello se ha ido sumando el efecto producido por el Real Decreto Ley 20/2011, del gobierno del Sr. Rajoy, que establecía para 2012 y 2013 un fuerte incremento de los tipos del Impuesto sobre Bienes Inmuebles, algo hecho por sorpresa y sin contar con los municipios a los que corresponde la titularidad del impuesto y su gestión autónoma. Y más aún, en febrero pasado, el gobierno municipal decidió adherirse a un nuevo procedimiento de revisión catastral que supone un incremento adicional de los valores catastrales de los inmuebles, con todas las consecuencias negativas que eso tiene tanto en el importe del recibo del IBI como en otros cálculos (por ejemplo, el de las becas o en el impuesto de plusvalía) en los que se tienen en cuenta esos valores patrimoniales.
           
“Es después de todas esas subidas y de mantener una presión fiscal inasumible cuando el alcalde de Crevillent viene a decirnos que el año que viene pagaremos menos de IBI (por cierto una mísera reducción para la mayoría de la gente). Como me ha dicho una amiga estos días después de enterarse de la rueda de prensa a bombo y platillo del alcalde: Estoy dando saltos de alegría, voy a pagar 10 euros menos de IBI después de subirlo antes 50… no se me ocurre en qué voy a invertir tanto dinero. Y además con el agravante de que la adhesión al nuevo procedimiento de revisión catastral incrementará sin duda estos valores en los próximos años hasta aproximarlos al 50% del valor de venta, siguiendo unos procedimientos de cuya justicia y equidad nos permitimos dudar”.
           

Por todo ello, los socialistas recuerdan que estas medidas de reducción del coeficiente y de la presión fiscal tenían que haberse tomado mucho antes, o al menos haber invertido los sobrantes de recaudación en fomento económico y ayudas sociales, y no en engordar la cartera del ayuntamiento para darle el dinero a los bancos o en pagar los platos rotos de la mala gestión del alcalde (en alusión a la cuestión de las indemnizaciones de los colegios de Ronda Sur). En consecuencia, los socialistas han manifestado que votarán en contra de la propuesta, desmarcándose así totalmente de la pésima gestión económica del gobierno municipal del PP.