jueves, 13 de febrero de 2014

Ayuntamiento modificó a la baja las certificaciones del servicio de jardinería por los trabajos que no se estaban realizando y amplió otros trabajos como combatir el picudo rojo

La concejal de Hacienda y Contratación Mª Carmen Candela, ante las críticas y denuncias veladas del portavoz de Compromís sobre el servicio de jardinería, ha indicado que tal como anunció el Alcalde, el equipo de gobierno del Partido Popular ha desestimado la petición de la empresa de jardinería JARDITEC,  por la que solicita la revisión de precios del contrato de jardinería desde octubre de 2009. Candela señala que  por tanto se ha rechazado revisar los precios de este contrato, así que  lo  que pretende el portavoz de Compromís con sus declaraciones, en las que deja entrever que se apoya la revisión,  es confundir a los crevillentinos con falsedades o medias verdades y generar dudas en la ciudadanía.

La edil del PP ha asegurado que el pago de los servicios a la empresa de jardinería mediante el reconocimiento, está amparado por informes técnicos y jurídicos y la facturación de los servicios está avalada por la firma del técnico encargado de la supervisión del servicio, por lo que el procedimiento que se sigue es el correcto.

Ya explicó el Alcalde, que si legalmente la empresa incumplió durante los años 2010 y mitad de 2011 el alta de un trabajador y medio en la contrata, el criterio del Ayuntamiento avalado por informes jurídicos, fue que no podía  sancionar a la empresa por ese incumplimiento, y ahora por los mismos motivos  ese criterio beneficiaría al Ayuntamiento, al no poder aplicarse la revisión de precios  basándose en  la misma argumentación.

Según Mª Carmen Candela, el representante de Compromís se ha adelantado al afirmar que se han pagado certificaciones por unos servicios que no se prestaban, ya que el técnico encargado del mantenimiento de jardines sí que modificó a la baja el precio de las certificaciones en 2.200 € y modificó las zonas de mantenimiento, ampliándolas con nuevas superficies y tratamientos que antes no se efectuaban, como el del picudo rojo.

La concejal de Hacienda y Contratación indica que a nivel técnico se produjo la modificación, pero faltó el formalismo de modificar el contrato, se dejó de prestar el servicio en unas zonas, pero se amplió a otras con el conocimiento y autorización del técnico municipal.


Por ello, hace dos años se determinó crear un área de contratación centralizada con una técnico de Administración General  que informa a nivel jurídico todos los contratos. “Se trata por lo tanto, en opinión de Candela,  de una falta de formalismo en la modificación del contrato, ya que el  técnico gestionó la disminución del precio de las certificaciones, se ampliaron las superficies a tratar y se ampliaron los tratamientos como por ejemplo  el del picudo rojo que no estaba en el contrato ”.

Ayuntamiento