martes, 4 de marzo de 2014

Manuel Moya explica las razones de la nueva sede de la Policía Local

El 17  de febrero se producía el traslado de la sede de la Policía Local de Crevillent, desde las instalaciones situadas en las antiguas Escuelas Nuevas, de la calle Llavador, a la nueva, flamante y magnífica sede en el Polígono I-4 de la Estación. Con la presencia de las máximas autoridades en seguridad, especialmente la del Conseller de Gobernació Serafín Castellanos, al que agradecemos haber dado mayor relevancia a la  inauguración, y la del Alcalde, junto con numerosos crevillentinos que asistieron para respaldar un acto de inauguración largamente esperado por nuestra Policía Local. Especialmente emotiva fue la presencia de Policías Locales  jubilados que compartieron la alegría  del día junto con los Policías en activo. 

Parece que fue ayer cuando el retén policial estaba en el local que ahora ocupa la cafetería Tertulia en la Plaza de la Constitución, o cuando  se instalaron en la entrada del Ayuntamiento, para después trasladarse a los locales del actual Juzgado de Paz. Todos estos espacios eran insuficientes en tamaño para las necesidades de la Policía Local y por ello se habilitaron las aulas de las  Escuelas  Nuevas, en la calle LLavador, como sede definitiva de la Policía Local. A partir del año 2005, el Gobierno Municipal, con su Alcalde a la cabeza,  adoptaron una serie de medidas para mejorar la problemática de seguridad ciudadana. Para ello fue necesario ampliar la plantilla casi el doble, hasta los 50 Policías actuales, entre otras medidas. Se repetía la historia del trasiego de la Policía Local pues la sede de calle Llavador se había quedado pequeña para la nueva plantilla ampliada.

Se necesitaba un  espacio grande para los distintos departamentos de la Policía Local y además integrar el depósito de vehículos que siempre había estado separado de la Sede de la Policía y causaba muchas molestias a los ciudadanos y a los propios Policías. La ubicación no era posible en el interior del casco urbano por cuestiones de eficiencia, pero tampoco muy lejos de la población. Tenía que ser un lugar estratégico que posibilitara un tiempo de respuesta cercano a los 5 minutos. Consideramos importante mantener en el Ayuntamiento la atención a los ciudadanos por eso hay un policía en horario de mañana desde las 7,30 hasta las 14,45h, sabiendo que en plena era tecnológica las gestiones se hacen cada vez más a través de la telefonía o de internet y teniendo en cuenta que la sede policial es un centro de comunicaciones y administrativo que coordina todo el trabajo policial, estando las patrullas en las calles y plazas de Crevillent, es decir, cerca de los ciudadanos.

En ese tiempo se presentó la posibilidad de alcanzar acuerdos con la empresa promotora del Pinar, obteniendo la propiedad de una nave y su acondicionamiento hasta un importe máximo de 1.100.000€, según informe de la Oficina Técnica Municipal. El coste total de las obras ha sido de 1.488.700€, de los que 388.700€ han sido financiados por el Ayuntamiento para acondicionar también los almacenes y depósitos.

La parcela edificable tiene una superficie de cerca de 5.000m2 y además de los despachos para la Policía Local y depósito de vehículos, también hay almacenes destinados a materiales de obras, depósito de piezas y obras de arte de los Museos Arqueológico y Mariano Benlliure y otro almacén para vehículos depositados por el juzgado. En definitiva, fue una elección efectuada desde el Ayuntamiento pensando en una ubicación definitiva para la Policía Local que dispone de 1.900m2 de oficinas y el resto de nave para distintos usos, con una previsión de que si fuese necesario ampliar se dispone del espacio necesario y no habría que trasladarse. Por ello, no es descabellado pensar que ésta será la ubicación definitiva de la Policía Local y el fin de su largo peregrinar por distintas sedes que pronto se quedaban pequeñas.

La puesta en funcionamiento de esta sede supone también la finalización de los alquileres de los locales que guardaban las obras del Museo Mariano Benlliure y las piezas del Museo Arqueológico por lo que se producirá un ahorro de 29.550€ anuales.

Con todos estos antecedentes, se puede adivinar que el 17 de febrero era un día muy importante para nuestra Policía Local que aunque llevaba unas semanas ocupando el edificio, era su presentación ante la sociedad crevillentina a la que dedican todos sus esfuerzos, todos los días del año, en una clara vocación de servicio.

Así lo entendieron tanto el Conseller de Gobernación y Justicia Serafín Castellanos y el Alcalde que estuvieron a la altura de las circunstancias, explicando la importancia de las instalaciones para la dignificación del trabajo de los Policías y cómo influyen en la prestación del servicio, en la mejora de la seguridad de las personas y garantizando su libertad.

Todos los visitantes han valorado muy positivamente las instalaciones inauguradas, alabando las calidades de los materiales, el diseño, el tamaño y la distribución de los distintos despachos y servicios.

En definitiva, un gran día para nuestra Policía Local, y un gran día para los crevillentinos que con estas instalaciones esperan mejorar su calidad de vida. Felicidades.

Manuel Moya

Concejal de Seguridad Ciudadana