viernes, 13 de junio de 2014

El PP respeta que Abornasa presente las medids de protección ambientales exigidas en el informe

Al Sr. Penalva y a Compromís, parece que les duele o les molesta que se les recuerde el pasado cuando gobernaron y, en ese sentido, no renunciaremos a informar a los crevillentinos que ahora  hay una actividad que entonces ya estaba en funcionamiento y, es verdad,  las condiciones medio ambientales no eran las mismas, entonces era más grave, la planta tenía una incineradora que provocaba unas columnas de humo bastante contaminantes, hasta que en el año 1992 se clausuró la incineradora.
               
Pero la verdad es que gobernando Compromís, entonces era el PCE, a la planta de reciclaje de Abornasa se le concedieron los derechos urbanísticos con la aprobación del Plan General de 1983. No pretenda ahora cargar responsabilidades al actual Gobierno del PP que lo único que hace es respetar los derechos de una empresa en funcionamiento que la ley le concede, teniendo en cuenta que la actividad tiene que adoptar las medidas más rigurosas y exigentes, como las de integración del paisaje y otras de protección del medio ambiente, para continuar con la tramitación.
               

Pero todo eso, junto con decir alegremente que se traslade a otro lugar sin decir dónde, forma parte de la estrategia que utilizan Compromís y el Sr. Penalva para criticar al Gobierno Municipal, alegando que no es su estilo imponer ubicaciones distintas a la actual, ni reestructuración empresarial alguna, pero olvidando nuevamente que la premisa fundamental y repetitiva de Compromís es el cierre de la planta y, en su caso, reducción del tamaño y traslado. En definitiva, no aceptan los errores del pasado y ahora pretenden unas soluciones que elevarían el coste del recibo de la basura a todos los crevillentinos y además provocarían el cierre de la empresa, el despido de los trabajadores y un nuevo problema de reciclaje de la basura. Pero eso sí, Compromís y el Sr. Penalva permanecerían impolutos, sin mancha alguna porque no es  su estilo  imponer nada.

PP