lunes, 14 de julio de 2014

El Alcalde reiniciará el expediente que caducó frente al ex interventor

El Alcalde de Crevillent César Augusto Asencio ha informado hoy que se va a reiniciar el expediente sancionador que se dejó caducar por el instructor interventor habilitado nacional, propuesto por el Colegio Oficial de habilitados nacionales y nombrado por la Dirección General de Régimen Local de la Conselleria de Presidencia, a la que el Alcalde solicita que en esta ocasión nombre a otro instructor que no pertenezca al cuerpo de habilitados nacionales, para evitar una nueva situación de amiguismo corporativo.

La resolución de caducidad dictada por la Conselleria de Presidencia, indica que el expediente se puede nuevamente reiniciar tanto por los mismos hechos si no han prescrito como por otros diferentes que no hubieran sido denunciados en el primer expediente.

En este sentido, el Alcalde ha manifestado que el Sr. Urruticoechea está en Orihuela y que ya no está en Crevillent el bloqueo administrativo, ni los funcionarios del Ayuntamiento sufren el malestar que padecían antes con una fiscalización arbitraria, ni las asociaciones deportivas, culturales o sociales, ni los proveedores padecen los retrasos en el cobro de sus subvenciones o facturas, pero que hay dos circunstancias que en justicia obligan a reiniciar el expediente. La primera es cómo se ha terminado el anterior expediente, con caducidad, lo que supone una auténtica burla a la justicia y la legalidad que debe imperar en un estado democrático, máxime cuando el presunto infractor no es una persona llana, sin conocimientos, sino un alto funcionario local que además se arroga pública y mediáticamente el papel de perseguidor de corruptos denunciando el favoritismo en la gestión pública y que ha intentado en el Ayuntamiento de Crevillent montar la misma parafernalia que en otros ayuntamientos sin conseguirlo. No es posible que un funcionario tan ejemplar se libre de un expediente disciplinario por la puerta de atrás, beneficiándose de la tramitación irregular de un expediente que se ha dejado caducar.

En segundo lugar, porque si podía haber la tentación de olvidar un periodo triste y problemático en el Ayuntamiento de Crevillent por culpa del Sr. Urruticoechea, que se volvería a recordar reiniciando este expediente, la propia conducta del Sr. Urruticoechea con su prepotencia desafiante e injurias, provoca que se tenga que reabrir nuevamente el expediente por el Ayuntamiento, puesto que el propio Sr. Urruticoechea ha publicado en internet diversos escritos recientemente tras un largo silencio, en los que ha dicho que se le había acosado por denunciar irregularidades y fechorías del Alcalde, también ha acusado a otros funcionarios trabajadores y cumplidores de sus deberes en el Ayuntamiento, de estar en convivencia  para perjudicarle, y cosas por el estilo, que se pueden consultar en www.kaosenlared.net http://www.wikiblues.net/node/8908.

El Alcalde ha afirmado que dejar el asunto caducado y no hacer nada, es tanto como aceptar que el Sr. Urruticoechea tiene la razón, cuando todo el mundo en Crevillent sabe que no es así, y también comienzan a saberlo en Orihuela, donde actualmente está.

El Alcalde ha explicado que el próximo miércoles se va a entregar en la Comisión de Gobernación y Régimen Interior la resolución de caducidad y la propuesta de nuevo expediente sancionador, en donde se reabre el expediente por los hechos de la primera denuncia pero además se incorporan más hechos que se produjeron desde la presentación de la primera denuncia en la Dirección General de Régimen Local y hasta el 25 de junio del año pasado en que causó baja.

La normativa ha cambiado durante este tiempo, y si la primera denuncia se tuvo que hacer por el Alcalde directamente sin poder dar publicidad y documentación a los grupos políticos, por contra ahora la ley exige que se dictamine en Comisión y que se debata y apruebe por el pleno del Ayuntamiento. Dado que el escrito de denuncia tiene 63 folios y que hay 175 documentos, el alcalde entregará la documentación en esta Comisión para que haya tiempo suficiente  para su estudio hasta el pleno del 28 de julio, momento en el que habrá de emitirse el voto por todos los concejales del Ayuntamiento.

Finalmente, respecto a los ataques de que ha sido objeto el Alcalde por el Colegio nacional de habilitados nacionales COSITAL, ha dicho que lo que debía hacer COSITAL es preguntar a los propios funcionarios del Ayuntamiento de Crevillent donde hay dos habilitados nacionales, o en Orihuela, o en Castro Urdiales o  en Laredo, donde ha estado el Sr. Urruticoechea, para que se enteren si no quieren aún enterarse de quién es y cómo actúa el Sr. Urruticoechea, añadiendo el Alcalde que desde 1987 en que fue  por primera vez concejal, ha tratado 27 años con interventores, secretarios y tesoreros en el Ayuntamiento, en la Diputación Provincial y en las Cortes Valencianas y que nunca ha tenido ningún problema y cuya función de control y fiscalización apoya y aplaude, pero que el Sr. Urruticoechea es otra cosa y que es una vergüenza que insulten al Alcalde de Crevillent para defenderlo.


El Alcalde ha remitido hoy cinco cartas de protesta por la tramitación del expediente que ha caducado , en las que plantea también  propuestas de mejora de la legislación en la tramitación de estos expedientes, cartas que  se han  dirigido  al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas  , Conselleria de Presidencia de la Generalitat Valenciana  y al Colegio de Secretarios , Interventores y Tesoreros de Administración Local COSITAL . También se han enviado a la Federación Valenciana de Municipios y Provincias y a la Federación Española de Municipios y Provincias,  como asociaciones que representan a todos los municipios  valencianos y españoles  , haciéndoles saber de los hechos ocurridos y solicitándoles que insten a las administraciones públicas a que se preocupen por la regulación que hay en este tipo de expedientes y se  dé una solución para que hayan garantías en el procedimiento , tanto en  la comprobación de irregularidades por parte de un habilitado nacional como en el derecho de los ayuntamientos a participar en esos expedientes . 

Ayuntamiento