lunes, 21 de julio de 2014

El polígono I-10 costará 15 millones de euros y será impulsado por la empresa Villa Rosa, S.L.

La empresa Villa Rosa, S.L., impulsará  la urbanización del sector industrial I-10, tras ser la única mercantil que optó y resultó adjudicataria del Programa de Actuación Integrada, para desarrollar los 375.453 m2 de superficie clasificada con la reciente revisión del Plan General para uso industrial y comercial, tras el estudio y supervisión del proyecto de urbanización del sector por parte de la Oficina Técnica Municipal, proyecto que la empresa presentó dentro de su alternativa técnica, y que  ya cuenta tras varias subsanaciones y mejoras requeridas por el Ayuntamiento, con los informes técnicos municipales favorables.
            
El coste del proyecto de urbanización y otros gastos complementarios que se ofertaron dentro de la alternativa económica, para la ejecución íntegra del sector, asciende a casi 15 millones de euros con IVA incluido, exactamente 14.804.820 euros y cuyo desglose es el siguiente, 10.956.351 euros propiamente por la ejecución de obras de urbanización, 1.209.688 euros de pago a la Entidad de Saneamiento de la Generalitat Valenciana para la ejecución de las infraestructuras de saneamiento que absorberán y tratarán las aguas residuales del nuevo sector, 1.265.090 euros de honorarios técnicos por la redacción del proyecto y la dirección técnica de las obras y finalmente 1.007.046 euros de gastos de gestión diversos.
           
Este coste de 14.804.820 euros se convierte a su vez en carga de urbanización  inscribible en el Registro de la Propiedad y de cuya ejecución responden proporcionalmente las fincas de los propietarios con arreglo a su cuota de participación en el polígono.
            
De la superficie total de 375.453 m2 la distribución del suelo es la siguiente:
-         
Construcción edificable en metros cuadrados 213.310 m2 de aprovechamiento.
-         De esa edificabilidad, el Ayuntamiento recibirá el 10%, bien en especie con terrenos o bien monetariamente cediendo el suelo, respecto de los 21.331 m2 que le corresponden.
-         En viales y calles exteriores e interiores hay  124.291 m2.
-         En zonas verdes se asignan 36.852 m2.
-         Finalmente hay en dotaciones y equipamientos públicos 998 m2

     El proyecto prevé un plazo de ejecución de 36 meses,  o sea tres años para la finalización de las obras, y en él se contemplan el desvío o creación de líneas eléctricas, de agua potable, de aguas pluviales y de saneamiento, de canales de riego, conexiones con la carretera nacional 340 y otras.

Mañana  martes se dará  cuenta del proyecto de urbanización en la Comisión de Urbanismo y se aprobará en una Junta Local de Gobierno en septiembre cuando Villa Rosa, S.L. aporte el proyecto refundido de la urbanización con la integración de las subsanaciones en el proyecto original.

Una vez aprobado el proyecto de urbanización, el siguiente y último trámite previo al inicio de las obras, es la tramitación y aprobación de la reparcelación del polígono entre los propietarios y el Ayuntamiento,  con la reparcelación se reparten los lotes de parcelas edificables, se afectan las superficies de parcelas para uso público y el 10 % de aprovechamiento municipal y se imputan registralmente las cargas de urbanización a cada parcela.

El Alcalde César Augusto Asencio ha afirmado que estas actuaciones urbanísticas son lentas, pero que debido a que el de Crevillent es uno de los poquísimos ayuntamientos en la Comunidad Valenciana que tiene su Plan General revisado, ha podido crear nuevo suelo industrial y comercial como el I-10, gracias a que durante estos tiempos de crisis el Ayuntamiento no ha perdido el tiempo y por ello, cuando la reactivación económica que ya se ve como algo próximo genere inversiones de empresarios, Crevillent va a ser uno de los pocos Ayuntamientos que podrá aprovechar de forma inmediata esta situación de creación de puestos de trabajo, gracias a sus gestiones urbanísticas y a que ha sido un ayuntamiento que no se ha paralizado.

Ayuntamiento