viernes, 3 de mayo de 2013

Compromís exige la dimisión del alcalde y el gobierno municipal en bloque


El Grupo Municipal de Compromís considera que las manifestaciones realizadas por el Alcalde respecto al Interventor Municipal no son más que un intento de eludir sus responsabilidades y distraer a la opinión publica de la parálisis económica del Ayuntamiento. Una situación que ha provocado la incapacidad tanto de él como de su equipo. Este gobierno no ha sabido priorizar las necesidades de sus ciudadanos, algo que está agravando la situación de muchos crevillentinos.   

El Alcalde reconoce ahora la parálisis económica del Ayuntamiento y por tanto de la economía local. Algo que ha denunciando este Grupo, mes tras mes, con motivo de la publicación de los datos del paro con más de 5.300 parados y encabezando los datos de tasa relativa del paro de todo el País Valenciano. Cifras que él y sus concejales se empeñaban en negar.

Ante esta situación Compromís considera que el Gobierno Municipal debe ya dimitir en Pleno, ni siquiera ya sirve la petición de dimisión de la concejala de Hacienda. Algo que este grupo solicitó públicamente hace meses cuando ya se estaba viendo los derroteros de este Gobierno en materia económica.  Derroteros de los que se hizo reflejo los informes realizados por la intervención municipal sobre contrataciones irregulares por parte del Alcalde y la contratación con dinero de todos los crevillentinos de la elaboración de un presupuesto que es competencia del Alcalde  y del Gobierno Municipal.

Estas declaraciones lo que sí demuestran es que a este Gobierno Municipal y su alcalde a la cabeza lleva más de 20 años gobernando con inercias del pasado. En este caso concreto, al alcalde le preocupa más su reputación personal que resolver los problemas que tienen los ciudadanos de su pueblo.

Respecto a la elaboración del presupuesto, a la que también se refiere el alcalde, parece olvidar dos cosas: su elaboración y responsabilidad corresponde al Gobierno. No contento con no haberlo presentado en tiempo y forma antes de finalizar el año, resulta que lo contrata a una empresa a primeros de este año y estamos en mayo y aún no los ha presentado. Nos preguntamos si es normal que el dinero de todos los crevillentinos se utilice para realizar un trabajo que corresponde al Gobierno y no ha sido capaz de hacerlo, gastándose 9.000 euros.

El Grupo Municipal de Compromís propone que, si el Gobierno Municipal como viene demostrando no es capaz de gobernar y afrontar las responsabilidad de que las cosas no funcionen, debería escuchar las propuestas que este grupo le viene haciendo desde hace años. Sobre todo, en el área económica y si no se siente capaz de llevarla adelante estamos dispuestos a que nos deje asumir a nosotros las competencias y desbloquearemos la situación, pero poniendo las necesidades de los ciudadanos como primera prioridad. 

Es evidente que esta rabieta se debe más a la preocupación del Alcalde por su carrera política personal que queda en entredicho por aparecer en un listado de incumplidores y es más significativo teniendo en cuenta que es Vicepresidente dela Diputación y responsable de Hacienda de la misma. También, resulta incongruente que se acuse a un funcionario de los males del mundo y en concreto de  perjuicios graves a este Ayuntamiento para después no abrir expediente disciplinario, lo que reafirma que este Gobierno ya no funciona y sólo pretende desviar la atención y buscar como en otras ocasiones un chivo expiatorio.

El alcalde y su gobierno ya no es creíble con la mayoría absoluta que tiene y después de 20 años sus argumentos que son repetitivos de echarle siempre la culpa de todo a la oposición, o a los vecinos, o a los funcionarios que no se someten a su voluntad e informan críticamente de cuestiones concretas de su gestión ejerciendo su labor fiscalizadora o de aseguramiento de la legalidad.

Así ha ocurrido por poner algunos ejemplos con el Teatro Chapí donde ya ha dejado hasta de presupuestarse y echa la culpa a los coros y a la Banda de Música por el retraso al pretender mejoras en su proyecto. Así también ocurrió cuando decidió tomar la decisión de actuar contra el arqueólogo municipal, que se produjo cuando emitió un informe negativo sobre la donación de unas piezas que supuestamente podrían ser falsas y donde el Alcalde hizo el ridículo.
Y lo mismo hizo con los problemas que vivió Crevillent hace unos años con distintas tensiones ocasionadas por problemas de seguridad y alteración del orden público echándoles la culta a los vecinos y a la guardia civil cuando era un problema de falta de mayor dotación de efectivos en la policía local.

En esta línea el Alcalde le ha echado la culpa a todo el mundo en los fracasos de sus propuestas fantasmagóricas como la del balneario de la garganta, del gran centro comercial y de ocio inexistente, de la residencia Geriátrica que se iba a realizar en el Realengo, etc. Proyectos e incumplimientos en los que el Alcalde se ha limitado a echarle la culpa a los demás y, también, con el fiasco del residencial R10 en el Pinar.

El Grupo Municipal de Compromís considera que lo que los ciudadanos necesitan en estos momentos no son batallitas personales del Alcalde para distraer a la opinión pública de sus inoperancia, sino soluciones al deterioro de la calidad de los servicios que reciben.Lo que necesitan es que con sus impuestos, que no paran de subir, se les presten los servicios que necesitan con mayor calidad. Los ciudadanos lo que necesitan son unos gobernantes municipales que se preocupen por sus problemas de todos los días y no un gobierno municipal que por disciplina de Partido sin hacer nada al respecto justifica los recortes en educación, en derechos sociales, en pensiones o en sanidad con el medicamentazo o la eliminación del servicio de ambulancia nocturno, etc. 

Es evidente que este Gobierno es incapaz e inoperante y no tiene ni ideas, ni ganas para resolver los problemas de la ciudadanía y lo que sí que está haciendo son contrataciones a dedo, colocar a los suyos en mejor situación y empeorar la situación de esta administración a sabiendas de que serán otros gobiernos y otro alcalde quien habrá de resolverlos.

Compromís