lunes, 6 de mayo de 2013

El Colegio Nuestra Señora del Carmen de Crevillent organiza una exposición y un concierto solidario en la Casa Municipal de Cultura


El Colegio Nuestra Señora del Carmen de Crevillent ha organizado para esta semana una exposición y un concierto solidario en la Casa Municipal de Cultura en beneficio de un proyecto de nutrición infantil en Ruanda de la ONG Educas, organización no gubernamental vinculada a la congregación de Carmelitas Misioneras Teresianas. La inauguración de la muestra, que incluye fotografías donadas por escolares del centro y antiguos alumnos, así como pinturas cedidas desinteresadamente por particulares, se lleva a cabo hoy lunes 6 de mayo a las 20 horas en la planta baja del edificio municipal. 

Las obras expuestas en esta muestra solidaria forman parte de una colección de diferentes estilos y temáticas, desde dibujo geométrico a estilo libre o manga. Los cuadros estarán a la venta durante nueve días para colaborar con la citada organización. También será destinado a obras benéficas el dinero que se recaude del donativo de los asistentes al concierto, que será este viernes 10 de mayo a las 20.30 horas a cargo del Coro del Colegio Nuestra Señora del Carmen de Crevillent. El director, Joaquín Fuentes, ha preparado con los pequeños cantores un repertorio muy variado y con letras llenas de compromiso con el fin de agradar a todos los presentes. 

El acto musical comenzará con el popular tema de José Luis Perales “Qué canten los niños”, para seguir con “Color Esperanza” de Diego Torres o “Gracias a la vida” de Violeta Parra. Dos temas de Michael Jackson, “Heal the world” y “We are the world”, junto a una de las canciones de la popular película “Los chicos del coro” se incluyen a un repertorio que se clausurará con “Es tiempo de cambiar” de Juanes.  

Ayuda a los más necesitados
Profesores, padres y alumnos del centro trabajan desde hace semanas con la ilusión de colaborar con Educas (siglas que engloban las áreas de Educación, Alimentación y Sanidad) en el proyecto de Nutrición de Gikore (Ruanda). Las hermanas Carmelitas Misioneras Teresianas tienen allí, desde 1985, un centro de salud donde se atienden a enfermos graves afectados por el virus del SIDA, así como a niños con graves problemas de desnutrición. “Estos niños además son más propensos a adquirir enfermedades como la malaria y otro tipo de infecciones víricas”, explica la hermana Conchi Ramón, coordinadora de Pastoral del colegio crevillentino.  
El citado centro de salud, que trabaja en coordinación con el Ministerio de Salud, lleva el control y seguimiento de los niños desnutridos que precisan una atención especial. “Además del centro nutricional, las Hermanas Carmelitas y sus colaboradores en Gikore, llevan a cabo un programa de sensibilización y educación con las madres que, en muchas ocasiones se encuentran solas, ya que los maridos en ocasiones se desentienden del cuidado de los hijos”, cuenta la hermana Conchi Ramón.

“Profesores, hermanas, padres y  alumnos, antiguos alumnos del centro trabajamos a lo largo del año con ilusión. Se realizan distintas actividades con el aporte de todos para que nuestra acción educativa, solidaria y humanitaria impregne nuestro mundo y sociedad de gestos que a todos nos hablen de cercanía, respeto, derechos, comprensión, ternura y buen hacer”, destaca la carmelita.

El colegio Nuestra Señora del Carmen de Crevillent lleva trabajando en este proyecto de Ruanda desde 2008 junto a otros centros de la misma titularidad. A su vez, las familias del centro y el claustro del profesores tienen apadrinados a niños en África y Paraguay.
Ejes trasversales

Una de las prioridades o ejes trasversales en ese centro carmelita es “hacer sensible el alma desde la solidaridad, el respeto, la escucha, el diálogo y la libertad”, expone la hermana Ángela Bernáldez, representante de la Titularidad en el centro. Como expresión de estos ideales durante el año escolar se realizan distintas campañas de recogida de alimentos, ropa, juguetes. Se organizan mercadillos y actividades lúdico-formativas... “Todo ello con la entrañable colaboración y aporte de las familias y personas que forman parte de esta comunidad educativa y de otras personas que colaboran con el Centro. Sin ellas, la acción social-humanitaria no se podría realizar. Por ello no cabe más que agradecer la generosidad y el buen hacer de todos. “Son tiempos recios los que nos tocan”, decía santa Teresa de Jesús, precisamente hoy más que nunca a todos nos sacude la situación socio-económica y por ello es de loar el esfuerzo, el apoyo, la comprensión y la solidaridad para aquellos que no conocen la crisis porque desconocen el significado de poder vivir con lo necesario”, reflexiona la hermana Ángela.

“El colegio quiere también agradecer al Ayuntamiento de Crevillent su disponibilidad y sensibilidad con la causa de todos, así como el apoyo recibido por el Grupo Zona IV, las familias, entidades y todos aquellos que con nuestros pequeños gestos ayudamos a humanizar nuestras vidas y la vida de los demás. Recuerde: los niños y niñas del Colegio junto a sus padres y profesores, invitan a todos los crevillentinos a participar de esta iniciativa cultural y solidaria que entre todos hemos ido tejiendo con ilusión”. Sin olvidar que “Un solo gesto, puede marcar la diferencia, no esperes a mañana. Vive el momento”, concluye la hermana Conchi Ramón haciendo referencia al lema del cartel de los actos.
Una ONG galardonada

La Organización No Gubernamental y sin ánimo de lucro Educas, vinculada a la Congregación de Carmelitas Misioneras Teresianas, nace para coordinar y potenciar la obra educativa, de promoción social y de sanidad que las hermanas tienen en África, América Latina y Asia. Se constituye hace una década y su inquietud es el sentido de solidaridad y fuerte inquietud de un grupo de alumnos que, animados por las religiosas y profesores, deciden ponerse al servicio de los más desfavorecidos y contribuir a la erradicación de la pobreza en el mundo. La ONG tiene una página en internet donde se puede conseguir más información de sus actividades solidarias (ongeducas.org). El pasado año, la edición XVI de los Premios Telva a la Solidaridad premiaron la labor de esta entidad concediéndole uno de sus galardones, concretamente el de Categoría Internacional, dotado con 18.000 euros para ayudar a mujeres embarazadas del Congo.