lunes, 15 de julio de 2013

Loreto Mallol pide que Compromís saque el acta donde se opusieron a la expropiación de los colegios

Según la Portavoz del Grupo Municipal del Partido Popular,  el diccionario español define como cínico a aquel que no tiene vergüenza a la hora de mentir. Por lo tanto cuando Compromís usa la palabra cinismo  para calificar la actitud del P.P. a la hora de contar lo ocurrido con las expropiaciones de los terrenos de Ronda Sur para construir los colegios públicos que Crevillent necesitaba a finales de los años 90, está autodefiniéndose, ya que ahora cuando se conoce la sentencia, se quiere desmarcar de su posición durante todo el proceso que condujo a la expropiación de los terrenos necesarios  y que fue en todo momento favorable, no solo a la construcción de los colegios sino también a la forma de expropiación.

La representante popular realiza la siguiente pregunta al Grupo Municipal de Compromis: ¿Me pueden decir en que acta municipal figura que Compromís, entonces E.U., dijera: estamos en contra de que se realice la expropiación por tasación conjunta? La respuesta es no, porque el representante Sr. Ruiz  se limita a preguntar si se puede hacer la expropiación  por urgencia o previa al pago.  En este caso según figura en el acta, se le explica que cuando la expropiación es por urgencia, la valoración municipal del terreno también podía ser impugnada por los propietarios, paralizándose todo el proceso y además según la normativa de aquel momento, se debería consignar hasta el triple del valor tasado, imposible de obtener en aquellos momentos por la situación económica heredada.

 Tras la aclaración de sus dudas  los representantes de todos los grupos municipales votan a favor de que se siga el procedimiento por tasación conjunta. La votación fue de 20 votos a favor, lo que significa según consta en el acta  que todos los asistentes, incluidos los representantes de Compromis, que entonces era E.U. votaron a favor de que la tasación fuera conjunta.

Finaliza la portavoz popular indicando que cuando no se tienen argumentos para salir ante los medios de comunicación, como le ocurre a Compromis, se tiene que acudir a insultar y descalificar, lo cual le quita cualquier indicio de credibilidad.