viernes, 29 de noviembre de 2013

Contestación de la concejalía de Deportes sobre el nuevo campo de fútbol y las instalaciones deportivas

La pasada semana SOMCrevillent contactaba con la concejalía de Deportes de Crevillent con el fin de trasladar de parte de la población crevillentina sobre la instalaciones deportivas y preguntar sobre las que están en construcción. 

Remitimos en su totalidad la contestación y mostramos nuestro agradecimiento por su contestación:

En relación con el nuevo campo de fútbol-8, como bien dicen en su escrito, la utilización del mismo va a ser prioritaria para los clubes, pero una vez puesto en marcha, y vistas las necesidades de los mismos, no se descarta, si quedan horarios libres, que se pueda utilizar por cualquier vecino con la correspondiente regulación.

En cuanto al uso y precios de las instalaciones que nos plantean poniendo como referencia a Albatera, les tengo que decir varias cosas:

En primer lugar, son muy diferentes las pistas que hay en Albatera a las nuestras, es decir, diferentes en cuanto a cómo se utilizan y a los servicios que tienen. Esto es, en Albatera no hay un control como el nuestro, si se quiere jugar en ellas te presentas en las mismas y si no hay nadie jugando, puedes jugar, pero si por el contrario están ocupadas, te tienes que esperar o volver otro día. En cambio, nosotros lo tenemos regulado, quién quiere jugar reserva y sabe que a esa hora tiene la pista a su disposición sin esperas y sin incertidumbre. Pero es que además, se prestan más servicios, quién viene a usar nuestras instalaciones puede ducharse después y existe un seguro por si se produce algún percance.

Con todo ello, existen motivos suficientes para diferenciarnos de otros, y no con ello quiero decir que seamos mejores que nadie, sino que son formas distintas de llevar las cosas.


En segundo lugar, en cuanto al precio, decirles que están calculados para cubrir los costes mínimos que tenemos debido a todas estas diferencias que he explicado anteriormente, pero aún así, hay que destacar que son los precios más bajos en relación a todas las poblaciones colindantes que tienen, más o menos, las mismas condiciones que nosotros.