miércoles, 4 de junio de 2014

Para el PP el PSOEsigue sin pedir disculpas a los voluntarios y además entra en el insulto personal hacia ellos

La única vergüenza que ha tenido que soportar este pueblo ha sido la nefasta gestión del PSOE cuando gobernaba que nos dejó arruinados en Crevillent y en España y la actual dirección política continúa los mismos pasos. El secretario socialista todavía no sabe quien es la primer teniente de alcalde de su pueblo, lo que denota la desidia y abandono del interés de los socialistas por Crevillent, ni sabe que habían 3 interventores y 2 apoderados en las mesas del Pabellón Arbrets por 1 apoderada del PSOE, y sólo había una, seguramente, porque nadie quiere estar a su lado por lo conflictiva y faltona que acostumbra a ser.

Pero continúa el sr. Asensio, secretario socialista, sin pedir disculpas a quienes desde el PSOE  han insultado y humillado públicamente, es decir, a los voluntarios de Cruz Roja, y al respecto, recordarle que aunque no figure en un acta electoral, no significa que no se hayan producido los insultos a los voluntarios y las provocaciones a los representantes del PP en las mesas. La prudencia de unos ha sido aprovechada por los que se dedican, con la prepotencia que les caracteriza, a ejercer de verdugos y después ir llorando por las esquinas las desgracias que les producen las victimas reales. O sea, el mundo al revés, ahora se dedican a matar al mensajero, en este caso quien denuncia la situación que han generado con unos voluntarios que se han visto inmersos en una polémica absurda provocada por la intolerancia obsesiva y enfermiza de una representante socialista y ahora respaldada por un secretario socialista que con la actitud demostrada, en la que tan sólo prima el insulto personal, ha superado ampliamente la intolerancia inicial que había propiciado esta polémica, convirtiéndose en una actuación impropia de un dirigente político, más acorde con la indigencia intelectual que sólo sabe defender  sus posiciones políticas a través del insulto, sin argumentos, la diferencia está en que ante la intolerancia, prepotencia y actitud miserable, siempre resplandece la verdad y con esta actitud se comprueba que tienen una facilidad genética para insultar y escasa correa para el diálogo sin faltar al respeto de las personas.

Por otro lado, si desconocen quien es la primer teniente de alcalde de Crevillent, como va a saber cómo funciona Cruz Roja el día de las elecciones. Si en el PSOE no saben que los voluntarios de Cruz Roja recogen los avisos de los distintos partidos políticos, tarea a la que por escrito se ofreció Cruz Roja, sólo puede obedecer a que no tenían ningún aviso para Cruz Roja o bien que es tal la desorganización y falta de apoyo personal para el control electoral que no se enteran de lo que llevan entre manos. Pero esto último ya lo sabíamos desde el PP, era innecesario que lo pusieran tan de manifiesto. Por cierto, reiterar la coincidencia del paso de Cruz Roja por la sede del PP una vez cumplimentados los avisos facilitados por el PP y por ello sabíamos que se dirigían hacia el Pabellón. Le han contado los acontecimientos engañándole, a pesar de la cercanía de la autora de los insultos, y haría bien pidiendo disculpas a los voluntarios de Cruz Roja en vez de continuar por el camino equivocado de la descalificación y del insulto.


No se trata de que cambie su opinión sobre este secretario general, sabe que la consideración es mutua pero sí lamentamos desde el PP que el principal partido de la oposición no disponga de candidatos más solventes y con más garantías para defender con un mínimo de dignidad y altura de miras las propuestas socialistas y, en ese sentido, recordarle que al menos este candidato ha sido respaldado por la mayoría absoluta de los votantes crevillentinos durante los últimos veinte años, cuestión que está por ver en el sr. Asensio, secretario socialista, heredero de los que dejaron arruinada a España y a Crevillent. Recordarle que hasta esto quiere manipular, sin darse cuenta de lo que significa para cualquier demócrata respetar la voluntad mayoritaria de un pueblo y sin embargo ya estamos acostumbrados a las continuas descalificaciones que tan sólo hacen que se traslade a la ciudadanía la intolerancia y prepotencia de quienes emiten semejantes insultos.

Manuel Moya, Sec. Gral. PP Crevillent