viernes, 23 de enero de 2015

Moya afirma que algunos sindicalistas policiales emplean las mentiras y boicots contra las actuaciones del gobierno del PP

El concejal de Seguridad Ciudadana Manuel Moya ha afirmado que ninguna presión de tres sindicatos policiales ha hecho variar la opinión del alcalde sobre la ordenanza de tenencia de perros, que contempla la creación de una base de datos con el ADN de los perros para evitar la actual imagen de nuestro pueblo con presencia de excrementos en la vía pública. Moya se lamentaba de que  la policía no haya sido capaz de resolver esa actitud incívica de numerosos propietarios de perros, al igual que en otras poblaciones, ya que Crevillent no es ninguna excepción.

Moya indica que cuando se anunció la medida, el mismo día, lunes, el alcalde explicó en el pleno  el procedimiento a seguir, aclarando la noticia de prensa de ese mismo día en el sentido de que la actuación administrativa le corresponde al policía y la recogida de los excrementos la realizaría la empresa concesionaria de recogida de residuos. “Repito, lunes con grabación televisiva que se está emitiendo estos días a toda la población por la televisión local. La policía hace la actuación administrativa y la concesionaria de limpieza la recogida de residuos”.

Por tanto, afirma el concejal del PP, es mentira que el alcalde haya dado un paso atrás.  El mismo día se aclaró lo publicado y los sindicalistas policiales preguntan en la Comisión Informativa del miércoles y se les contesta lo dicho por el alcalde dos días antes. “Rasgarse las vestiduras estos sindicalistas, cuyo único interés es negociar los sueldos de la policía, alegando menoscabo de su imagen, cuando no han tenido el menor reparo en criticar el magnífico retén de la Policía Local el día siguiente de su inauguración, crear problemas con las fiestas de Moros y Cristianos, tensando la relación y presentando denuncias en los juzgados o cortando pasacalles de alguna comparsa. Y como colofón final,  el numerito que montaron en la sesión plenaria de enero donde se dedicaba la Ciudad Deportiva al futbolista crevillentino Juanfran Torres. Eso no es velar por el interés de los crevillentinos, sino boicotear las acciones del gobierno municipal, utilizando incluso la mentira”.

Moya señala que es mentira que creando la Policía de Barrio, haciendo muchísimas horas extras, solucionarían el problema de las cacas de perros, cuando no hay ni una sola denuncia en todo el tiempo, porque es muy difícil estar presentes cuando se produce la infracción y la prueba es que no ha habido denuncias. Por contra, la propuesta del alcalde es muy efectiva porque identifica al infractor cuando se revise la vía pública con posterioridad.

El concejal de Seguridad ha señalado que al final, lo que queda de la crítica de los sindicalistas  policiales de CSIF, UGT y SPPLB es que están próximas las elecciones sindicales. Piensan que con boicots, con mentiras y con criticas doblegarán la voluntad del Gobierno Municipal del PP para conseguir ventajas en la negociación salarial , que les sirva de aval para su campaña sindical . Moya afirma que el gobierno municipal del PP no permitirá una negociación separada del resto de funcionarios que producirían agravios comparativos, como se les dijo en la Comisión Informativa del pasado miércoles y donde se informó que se están recabando todos los datos en la Diputación Provincial para abordar la negociación con todos los funcionarios después de las elecciones municipales de mayo.

PP