martes, 24 de marzo de 2015

El PSOE presenta una moción contra la privatización del registro civil

"En la constante espiral de recortes en las que nos ha sumido el gobierno de Mariano Rajoy, un servicio tan básico y fundamental para la ciudadanía -desde el punto de vista administrativo- como es el registro civil, también se encuentra amenazado por un proyecto de ley que puede terminar privatizándolo y haciéndonos pagar por unos servicios que hasta ahora eran públicos y gratuitos", ha manifestado el portavoz socialista, Cayetano Mas.

El registro civil fue creado en España en 1870, con el objeto hacer constar oficialmente los hechos y actos que se refieren al estado civil de las personas y otros determinados por la Ley, como el nombre y apellidos, el nacimiento, la defunción, la filiación, el sexo o la nacionalidad. Surgido, a imitación de los restantes países europeos, como una necesidad evidente en las sociedades modernas, se ha caracterizado por ser un servicio público, institucionalmente único y dependiente de la Dirección General de los Registros y del Notariado del Ministerio de Justicia. Dada la especialización y el carácter de su función, precisa además de un personal cualificado, como el que disponemos en el registro de Crevillent.

Esta situación, sin embargo, comenzó a verse amenazada el pasado año, cuando se hizo público por parte del decano del Colegio de Registradores de la Propiedad de España que el Ministerio de Justicia había tomado la decisión de asignar a los registradores de la propiedad la gestión de los registros civiles. Desde ese momento, sindicatos y trabajadores manifestaron que ese traspaso de competencias suponía la privatización del servicio público de los registros. El gobierno no sólo no ha contestado satisfactoriamente a estas denuncias, sino que amplió el traspaso de la función del registro también a los registradores mercantiles.

Estas medidas han sembrado la confusión, van en un camino contrario a las directrices europeas, desprecian la labor desarrollada por los trabajadores de los registros, y sólo parecen responder a los intereses y presiones de los colectivos de registradores, al que profesionalmente pertenece el propio señor Rajoy y dos de sus hermanos.

Así pues, se encuentran justificados -subraya Cayetano Mas-, los temores de que se vaya a introducir de hurtadillas el pago por el Registro Civil mediante un aumento de hechos registrales obligatorios, el incremento de los aranceles que cobran los registradores por su trabajo en el Registro de la Propiedad, la aparición de aranceles por trámites del Registro Civil y la financiación directa a través de los presupuestos generales del Estado. A todo ello se suma el hecho de poner en manos de personal no suficientemente cualificado y no funcionarial el tratamiento de una información tan importante y de unos datos personales tan sensibles como los que maneja el registro civil. "En definitiva -afirma el portavoz socialista-, estamos ante una nueva jugada y desvergonzada jugada del gobierno, que con esta normativa quiere hacer pagar a los ciudadanos por un servicio básico mientras protege a un colectivo tan privilegiado socialmente como el de los registradores".

Por todo ello, los socialistas exigen en su moción que  el Registro Civil se mantenga tal y como está en la actualidad prestando un servicio gratuito y público a la ciudadanía, e instan al gobierno a retirar el proyecto de ley que se está tramitado.

PSOE