martes, 6 de mayo de 2014

Vuelven a aplazar el juicio contra los miembros de Compromís que se manifestaron contra la preferentes en Bankia

el juicio a los cuatro participantes en la concentración ante la sede de Bancaja (Bankia) de Crevillent para protestar contra los abusos de las entidades bancarias ha sido aplazado nuevamente, en este caso porque uno de los guardias civiles denunciantes no puede acudir por padecer un esguince en el tobillo.

El juicio que ahora se aplaza tiene sus orígenes en la concentración realizada por Compromís el 8 de junio de 2012 en la que llevaron a cabo una protesta pacífica, y previamente autorizada, ante la sede de Bankia en Crevillent para denunciar los excesos cometidos por las entidades financieras.

Por este mismo asunto ya se celebró juicio  el 17 de julio de 2013 en la ciudad de la justicia de Elche, y después de que se dictara la sentencia, que condenaba a dos de los miembros de la coalición, Ignasi Candela y Pascual Mollá, las abogadas la recurrieron porque consideraron que no se habían observado las garantías procesales esenciales de los acusados y, además, no se habían tenido en cuenta las pruebas que los exculpaban, siendo declarado nulo el juicio por una nueva sentencia de la Audiencia Provincial de Alicante.

En estos momentos además de la suspensión del juicio hay pendiente de resolver un nuevo recurso a la Audiencia Provincialen que  se pide que se mantenga la absolución a los otros dos procesados Juan Bautista Poveda y David Quesada, que también habían sido citados al juicio que se ha suspendido hoy.

Compromís realizo la concentración que ha motivado estos juicios, ante la situación de indefensión y desamparo de los ciudadanos por la actuación de los Bancos. Muchos crevillentinos/as hemos sido víctimas de la actitud y forma de trabajo de las entidades financieras basada, generalmente, en la mentira y el engaño. Nos referimos a la comercialización de obligaciones, preferentes, hipotecas, etc. productos tóxicos de todo tipo que han hecho perder los ahorros y llevado a la ruina a muchísimas familias.

Compromís recuerda que ya en su día denunciamos que esta acusación carecía de fundamento y responde a la política del Gobierno de perseguir y silenciar a los ciudadanos que protestan y exigen  públicamente que se busque a los responsables de saquear las entidades bancarias que han tenido que ser saneadas con dinero público; calificando falsamente de violentas unas protestas sin incidentes y vulnerando de esta manera el derecho constitucional de manifestación, resulta increíble que los únicos que sean perseguidos y paguen por los abusos de la banca sean las personas que, actuando dentro de los márgenes de la ley, y deciden protestar contra estas estafas.

Compromís